martes, 20 de octubre de 2015

Se alejó sin ninguna explicación.

Creo firmemente en que debo dejar de pensar en esa persona que me toco el corazón desde hace unos cuántos años. Del que me enamoré hace unos meses. Y del que no sé nada desde hace poco. 

Debo dejar de pensar en esos ojos marrones que expresaban amor y ternura. O de su frondosa barba, sus cejas descuidadas y de su vibra relajada. 

Pero es imposible dejar de pensar en ti. 
No puedo. 
Te veo en cada par de ojos que se pasa de largo. 
Y ya no te quiero extrañar. 
Te haz ido. 
Y no diste ni una explicación... 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario